Nota destacada Noticias

El intendente de Yerba Buena, Mariano Campero, definió que este año el presupuesto municipal se destinará principalmente a mejorar la calidad de vida de los vecinos, con la lupa puesta en la mejora del estado de las calles y en la renovación del alumbrado público.

El jefe municipal ya dio inicio a los trabajos de mejoramiento de las calles. “El objetivo es llegar a intervenir más de 100 cuadras de la ciudad para fin de año. Sabemos que los baches son una de las principales quejas de los vecinos y hemos decidido resolver estos problemas”, sostuvo Campero.

La ejecución de obras ya comenzó con la pavimentación de las calles Universo, Catamarca, Chacho Peñaloza y Concordia. Además, se están reparando las calles San Martín, Malvinas y Cariola, en tanto que ya se reparó la Perú, Juan B. Terán, Berutti, Pedro de Villalba, Salas y Valdez, Reconquista y el Casco Viejo.

A su vez se repavimentaron las calles Salta, Remedios de Escalada, el Boulevard Bernabé Aráoz y se está trabajando en la Frías Silva de San José, en una obra que incluye la instalación de cloacas y la repavimentación de alrededor de mil metros.

Mariano Campero recordó que los vecinos también pueden solicitar el arreglo de una calle a través de la App Yerba Buena Digital, que se descarga de forma gratuita tanto para Android como para el sistema operativo iOS. “Allí tienen el módulo de atención al vecino para que realicen todos los pedidos que necesitan que la Municipalidad resuelva”.

Además del ambicioso plan de obras públicas, también iniciaron los trabajos para la renovación del alumbrado público. “Este año queremos terminar con el 50 por ciento de la ciudad con luminarias led y finalizar la gestión en 2023 con el 100 por ciento del municipio con esta tecnología”, prometió Campero.

“Las ventajas que da el uso de luminarias led es que disminuye el consumo de energía eléctrica, cuidamos el medio ambiente pero sobre todo mejoramos la seguridad de la ciudad. Está demostrado que una ciudad iluminada disminuye los casos de delitos. Para nosotros la seguridad es uno de los principales problemas de los vecinos y este año vamos a incrementar la cantidad de guardias urbanos y estamos próximos a empezar el centro de monitoreo que va a registrar más de 120 cámaras en el municipio”, señaló Campero.